Manuel Tristante nació en Huéscar (Granada) en 1992. Estudió el Grado en Bellas Artes por la Universidad de Granada donde se especializó en ilustración.

Es escritor, ilustrador y diseñador gráfico, mundos que le apasionan. Es autor de La Esfera, tomo I y El Dragón Negro, tomo II, de La Saga Geptalon. El sabor del dolor es su primera novela ilustrada por él mismo, traducido al inglés, francés e italino. Nibiru es su primera obra de Ciencia Ficción y coescrita con el autor alcoyano Carlos Gran. Bajo el arcoíris es su primera obra LGTB Young Adult y, para él, la más importante de todas las que ha escrito y una novela que no dejará a nadie indeferente. Los Hijos del Diablo es la primera parte de una trilogía donde se lucha entre el bien y el mal.
¿Queréis saber más sobre mí?
Manuel es un aficionado al cine. ¡Le encanta! Sobre todo el cine de animación. Desde muy pequeño soñaba con ser animador de dibujos 2D, idea que le llevó a estudiar Bellas Artes, aunque después de probar ese campo prefiriera dedicarse mejor a la ilustración, ya que así, a la vez, podría aunarlo a su faceta de escritor.
     Comenzó a escribir a la edad de doce años. Pequeños relatos sueltos de no más de una página en las que relataba de forma sátira los viajes con sus padres y hermana en el coche. También historias sobre una pandilla de amigos.
     Por esa época era lector, y no. Leía los libros que en el colegio te obligan a leer, pero a él no le llamaban la atención. Libros finos de unas cuarenta páginas como mucho y letras enormes. A él le gustaban (y gustan) los tochos: libros gordos, con sustancia. Muchas páginas, donde su imaginación se volviera loca vislumbrando paisajes, batallas, personajes heroicos.
     Con estos relatos fue como en su cabeza comenzaba a gestarse su primera obra: una tetralogía de fantasía, intriga, misterio, amor: La Saga Geptalon.
     Su objetivo no era crear la típica obra de héroes superficiales con los pies en las nubes y no en el suelo; mundos irreales y cosas imposibles. No. Su meta era crear personajes cercanos, que, a pesar de ser una obra de fantasía, fueran humanos, con emociones reales, problemas cotidianos, pensamientos adolescentes, resaltando por encima de todo el valor de la amistad, la capacidad de superación ante las adversidades, el arrojo. Que el lector sintiera mucho con ellos. Que se metiera en su piel al máximo.
      Le gusta ser perfeccionista en su trabajo, porque es exigente con su labor. Así describe su profesora y gran amiga, Conchi Reyes:
      «Puedo afirmar que sus obras son el fiel reflejo de un perfeccionismo innato. Todas nos transmiten mensajes llenos de ilusión y esperanza, tan necesarios hoy en día, y además, nos muestran unos personajes fuertes, como el de Miguel, capaces de enfrentarse a los retos más difíciles.
     
De espíritu libre, como cualquier guerrero de la luz capaz de enfrentarse a las tinieblas, como bien diría Paulo Coelho, sus personajes nos muestran tanto las debilidades como el afán de superación, imprescindibles en el desarrollo personal.»



Conexión directa con las principales redes sociales.
Biografía

A trabajo como diseñador, ilustrador y maquetador para:

*Ediciones Librando Mundos. Departamendo de diseño, ilustración y maquetación. 9/2015 - 12/2016.
*
Leibros Editorial. Departamendo de diseño, ilustración y maquetación. 5/2016- 11/2016.
*Agencia Autores. Departamendo de diseño, ilustración y maquetación. 9/2014- 7/2016.
*
Editorial DeLibrum Tremens. Departamendo de diseño, ilustración y maquetación. 1/2015 - 5/2015

Además de numerosos particulares.